Pequeños cambios, grandes consecuencias.

vestido niña¿Sabías que según las encuestas de la Organización de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) los niños holandeses son considerados como los más felices del mundo? Al parecer, parte de su felicidad se la deben a un desayuno tranquilo y en familia.

Seguro que eso de que el desayuno es la comida más importante del día no es nada nuevo para ti. Para mi -como intuyo para muchos- es especialmente placentero dedicarle tiempo y hacerlo despassssito!!! Y claro, lo que es bueno para ti lo es también para ellos. Sigue leyendo

Convivencia feliz en primavera

diy vestido niña

Si tienes más de uno, de un hijo me refiero, seguro que te habrás desquiciado en más de una ocasión con sus desavenencias. Hubo un tiempo, no hace tanto, que estaba tan harta que incluso decidí bañarles por turnos. Ni siquiera el relax del vapor y del agua calentita lograba apaciguar a las fieras. No eran grandes discusiones, sólo del tipo “te tiro un poquito de agua en la cabeza que previamente he puesto en un cubito y he dejado enfriar”, lo que desataba un grito aterrador; o ese juguete arrebatado sin posibilidad de huída con el consiguiente berrido de desesperación. Sigue leyendo

Érase una vez una princesa-koala…

 
Hoy un post de esos muy completitos, para que haya para todos. Si quieres reflexionar conmigo un rato, sigue leyendo a continuación. Si por el contrario sólo quieres coser sálgate todo este parrafazo y ve a continuación de la linea de separación, donde empieza el texto azul!!

Pues eso, que andaba yo preocupada con la siguiente escena que suele producirse con cierta asiduidad en mi día a día: me alejo un poco de la estancia donde está N y ésta (3 años y 6 meses) que esta plácidamente jugando con su hermano, incluso en ocasiones acompañados de su padre, al cabo de dos minutos empieza a llamarme: “mamáaaaa, mamaaaa, ¿dónde estas?…” me localiza, sonríe y o bien se queda conmigo (lo más habitual), o vuelve a bajar a jugar (las menos). Cuando estoy cerca le gusta estar encima de mi, peinándome, o viendo lo que hago. Vamos, que si le dejo hasta come encima como cuando era un bebé!! Sigue leyendo