Sin miedo al punto smock


IMG_8091

Hace aproximadamente un mes decidimos que ya no se iban a ver más dibujos animados en casa salvo tres excepciones: las noches de los viernes de pizza y peli, los trayectos largos en coche o las comidas en restaurantes formales.

Hay que reconocer que ese ratito de dibujos es muy socorrido para esos espacios muertos como después de desayunar y antes de ir al cole, o justo después de comer cuando te sientas a reposar la comida y necesitas un rato de silencio, o después de cenar, o los sábados por la mañana, o… ese fué el problema!  nos dimos cuenta que, por un lado, esos pequeños ratos al final se traducían en muchas horas a lo largo de la semana (veinte minutos por aquí, dos capítulos por allá, que si un ratito con el movil por allú) y por otro, que el momento de apagar la tele o decir que ya no se podía ver otro capítulo se convertía en un auténtico drama! Sigue leyendo

A mil kilómetros de distancia

Vestido de niña tartán

Esa es la distancia que nos separa aproximadamente de nuestras familias, pero en sólo una hora estamos en nuestro destino, en nuestro hogar. Ya de regreso a casa me pongo a escribir. El camino del aeropuerto a casa bajo la lluvia y a través de las montañas me hace reflexionar; ¿Como acabé yo aquí? realmente estamos muy bien; bueno vale, el clima tal vez, aunque a decir verdad sólo lo notamos cuando nos vamos y volvemos, si no estamos inmersos en nuestra rutina y todo es familiar, hasta la lluvia. Sigue leyendo