A mil kilómetros de distancia

Vestido de niña tartán

Esa es la distancia que nos separa aproximadamente de nuestras familias, pero en sólo una hora estamos en nuestro destino, en nuestro hogar. Ya de regreso a casa me pongo a escribir. El camino del aeropuerto a casa bajo la lluvia y a través de las montañas me hace reflexionar; ¿Como acabé yo aquí? realmente estamos muy bien; bueno vale, el clima tal vez, aunque a decir verdad sólo lo notamos cuando nos vamos y volvemos, si no estamos inmersos en nuestra rutina y todo es familiar, hasta la lluvia. Sigue leyendo