Si no viviéramos en el Norte…

IMG_4684Y estaba yo el otro día en Babia y pensé ¿que sería de El mar del Norte sin el Norte? Aunque lo de la costura empezó un poco antes de llegar aquí, lo cierto es que el blog no sería lo mismo. Probablemente ya no tendríamos pura naturaleza en la puerta de casa, ni playas desiertas sin pisar, ni imponentes acantilados. Por tanto, ya no haríamos tantas manualidades con plantitas, ni las espectaculares excursiones a abruptas cascadas a tan sólo veinteminutos de casa, ni picnics improvisados a la orilla de los ríos… Sigue leyendo

DIY cuello-echarpe XXL

IMG_4384

Sigue leyendo

Y con esto y un bizcocho (eso sí, casero)… un DIY de chaqueta de punto para niña

casona sestelo

Sigue leyendo

Pon un blog en tu vida

Sí, ya lo sé, en estos días lo que te apetece ver -como a mi- son post de Navidad, de outfits “lentejuelosos”, de mesas bonitas, de wish list para pedir a los Reyes o alguno del tipo “ideas de regalos para él”, pero quería despedir el año de una manera diferente a lo que suelo ver por ahí -con resúmenes o propósitos de año nuevo, con especiales de fin de año bañados en oro y plata-.

Hoy el post os lo quiero dedicar a todos los que estáis ahí detrás, porque aunque todo esto empezó como una forma de compartir y animar a todo el mundo a coser y a tejer (allá por agosto de 2014) si después de todo este tiempo aún estamos aquí es por vosotros.

manualidades niños

Los hijos de Inés una tarde de juegos con hojas, tal y como hicimos nosotros en este post

Sigue leyendo

Un poco más autónomos (DIY chaqueta de punto para niña)

chaqueta punto bobo niña medidas

¿Crees que tus hijos son suficientemente autónomos? ¿te gusta hacer las cosas por ellos para que no lo hagan mal? ¿o les animas a que sean independientes? Es este un tema que me ronda en la cabeza desde hace un tiempo. Hace no mucho estaba en el vestuario preparando a F. para ir a su clase de natación -entonces tenía cuatro años- y perpleja observé como una madre vestía a su hijo que creo que tendría unos 8 años; también allí ví como una madre de dos niños que se llevaban muy poco, invitaba al más pequeño, que no tendría más de tres, a que se vistiera él solito y lo hacía estupendamente. Sigue leyendo

Empieza el cole! Sentimientos encontrados (DIY top crochet)

top crochet halter

Sé lo que estarás pensando respecto del título, que soy una exagerada. Y sé también cuáles serán las réplicas: que si todos los niños empiezan el colegio con tres años, que si los niños quieren estar con niños, que si luego se lo pasan genial, que si se espabilan… estos suelen ser los mismos argumentos que se utilizan cuando no te queda otra que dejar a tu bebé en la guardería, a lo que también se añaden esos del tipo: con los virus se hacen más fuertes, aprenden a compartir, las rutinas les sientas de maravilla, etc. Y aunque lo reconozco, tengo ganas de que “corra el aire” entre nosotras lo cierto es que la veo tan pequeñita, tan vulnerable. Llevamos un año de campaña sobre las bondades de ir al colegio, que si vas a aprender canciones nuevas, que si conocerás un montón de nenes, que si harás dibujos chulísimos… pero ella lo tiene claro, no quiere ir!! Así que en esas estamos. Hoy ha sido su primer día. Pero no es este el que me preocupa, ni los llantos -que no los ha habido-, ni su incertidumbre sobre quién le levantará cuando se caiga,  sino los años subsiguientes, cuando las cosas se compliquen, su adaptación a este costumbrismo precoz en el aprendizaje, a nuestro sistema. Es sólo el tercer año del cole de su hermano y a él “no se la cuelan”, él tampoco quiere ir! No me lo están poniendo naaada fácil!! y qué tal vosotros? Cómo llevas tú y tu pequeñín la vuelta al cole?

En fin, que no podía publicar un post sin antes escupir lo que me ronda; una vez hecho pasamos a lo nuestro, hoy con algo de ganchillo. ¿Te quedas? Sigue leyendo

Cambiamos de aires con un nuevo gorro y cuellito de punto (DIY)

 

patron, gorro, cuello, niño, punto, lana

Pensaba que no lo haría. Pensaba que a partir de ahora mi mente sólo pensaría en primavera. Ups! Me equivoqué. Me topé en la mercería con unas madejas irresistibles y no pude evitarlo. Además, un viaje programado al Pirineo catalán era la excusa perfecta.

Tenía pensado hacer un post sobre este viaje, pero al final la falta de material fotográfico me ha impedido contároslo todo todito. Han sido días de estar con la familia, de hacer muñecos de nieve, de que mi pollito grande debute con los esquíes, de comer como animales, de que los niños vean nevar por primera vez, de descansar, de verles disfrutar… en fin, un cambio de aires a 800 kilómetros de casa!! Sigue leyendo