Ego, mei, mihi, me…

DIy

Me he liado la manta a la cabeza. Superado el miedo escénico de publicar en un blog, doy un paso más. ¿Qué os parecería si incluyo una sección en el blog que hable de nosotras? No del tipo trucos de belleza, ni de el outfit de hoy, porque entre otras cosas, ni tengo trucos ni podría enseñaos outfit decente alguno, sino del tipo: “tuneando ropa”, “reciclando”, “cosiendo para nosotras” o el ya tradicional “DIY “. Cosas muy sencillas, que pueda hacerlo incluso la que apenas sabe coser.

Aunque ser mamá te ocupe la mayor parte del tiempo, ¿por qué no nos miramos un poco el ombligo? También te gusta ponerte guapa, ¿no?.

Sigue leyendo

Recortar, pegar, crear… hoy toca un “trabajito” molón!

Hoy no me voy a enrollar. Estoy en modo otoñal!!

Qué se puede hacer con un catálogo de muebles y decoración y con las cajas de las galletas y cereales? Pues pasar una tarde entretenidísima… eso sí, os recomiendo que si los niños son muy pequeñitos hagáis una casita mini, no con dos plantas y buhardilla como hice yo, porque se cansan de tanto recortar y pegar!!

casita reciclaje

Casita con material de reciclaje

¿Qué tal un poco de upcycling? ¡Larga vida a las prendas de los niños!

IMG_4080

Por todos es conocido que con el primer hijo nos volvemos como locos comprándole más de lo que probablemente necesita. Con el segundo te vuelves un poco más comedido; aunque si -como es mi caso-  tenías un niño y después una niña el desenfreno se vuelve a desatar.

Yo confieso que entre regalos, herencias, handmade y caprichos, el chiquitín llegó a tener más camisas que papá… Así que cuando se le han ido quedando pequeñas he tenido que poner solución: transformarlas en blusas de niña; y francamente, el resultado me encanta!. Si no hubiera tenido primero un niño hay determinadas prendas o colores que probablemente nunca le hubiera comprado; o le hubiera llevado con más vestidos… claro que esto tiene sus consecuencias! Mi rubia tiene una auténtica obsesión por el color rosa.

Así que el post de hoy es más que sencillo. Además es muy eco-friendly, como diría Ruth de Esturirafi. Y Gracias a El hervidero de ideas, he podido conocer que lo que hace El mar del Norte, reutilizando y reciclando telas y prendas en desuso viene a seguir las premisas del movimiento slow y el upcycling*. Y yo sin enterarme… pues nada, mejor que mejor!!!! Sigue leyendo