Historia de un bolso (y DIY kimono)

_MG_5214

El otro día me compré un bolsito tipo bandolera, y cumplía dos de los tres requisitos, ya sabes, bonito y barato. El tercero aún está por ver… Lo vi en un escaparate de la gran manzana valenciana en nuestra escapada a las Fallas y fue un flechazo!! Tenía todos los ingredientes que me faltaban en ese momento en el preciso instante que pasé por delante de él, porque al verlo lo primero que me vino a la cabeza fue verano, calor, agua, energía, sol… si, lo sé, más de lo mismo!! Pero no sólo eso, tenía el tamaño justo para meter en él unas llaves, el móvil, una barra de labios y ya!!! Tan sólo veinte por veinticuatro centímetros de un bolso extrafino pluscuamperfecto que en el justo momento en el que lo pagué prometía cambiarme la vida 😆. Sigue leyendo

Un día en porto de Viavelez y playa Porcía

viavelez, asturias

Sigue leyendo

¿Te gusta ir al parque? (DIY camisola oriental)

patrón, molde, camisola, blusón

Me refiero a sentarte en un banquillo plácidamente, oyendo el canto de los pájaros, observar a tu chiquitín interactuar o estar un ratito columpiándole mientras relajas la mente, y dejas al sol rozar tu piel y al aire soplar en tus mejillas. Visto así al parque sólo le falta una birrita para ser el paraíso, ¿verdad? Pero, que hay detrás de este aparente edén?

Lo cierto es que ellos disfrutan y por qué no decirlo, nos da un ratito de paz mental en la que con un poco de suerte, podemos hacer esa llamada que en otra circunstancia sería imposible. Pero, ¿qué pasa si tu hijo y otro nene quieren el mismo palito que se han encontrado? ¿O de repente tu pequeñín le coge prestado un coche al otro y éste se pone a berrear? ¿O una niña decide que quiere subirse a un columpio porque considera que tu hijo ya lleva mucho rato? aquí la cosa se complica. Todas estas situaciones y cientos de miles más me las he encontrado en el parque, y bueno, en los lugares frecuentados por niños, ¿y qué hacemos los padres ante estas situaciones? Click aquí y sigue leyendo