Si no viviéramos en el Norte…

IMG_4684Y estaba yo el otro día en Babia y pensé ¿que sería de El mar del Norte sin el Norte? Aunque lo de la costura empezó un poco antes de llegar aquí, lo cierto es que el blog no sería lo mismo. Probablemente ya no tendríamos pura naturaleza en la puerta de casa, ni playas desiertas sin pisar, ni imponentes acantilados. Por tanto, ya no haríamos tantas manualidades con plantitas, ni las espectaculares excursiones a abruptas cascadas a tan sólo veinteminutos de casa, ni picnics improvisados a la orilla de los ríos… Sigue leyendo

DIY cuello-echarpe XXL

IMG_4384

Sigue leyendo

Y con esto y un bizcocho (eso sí, casero)… un DIY de chaqueta de punto para niña

casona sestelo

Sigue leyendo

Un poco más autónomos (DIY chaqueta de punto para niña)

chaqueta punto bobo niña medidas

¿Crees que tus hijos son suficientemente autónomos? ¿te gusta hacer las cosas por ellos para que no lo hagan mal? ¿o les animas a que sean independientes? Es este un tema que me ronda en la cabeza desde hace un tiempo. Hace no mucho estaba en el vestuario preparando a F. para ir a su clase de natación -entonces tenía cuatro años- y perpleja observé como una madre vestía a su hijo que creo que tendría unos 8 años; también allí ví como una madre de dos niños que se llevaban muy poco, invitaba al más pequeño, que no tendría más de tres, a que se vistiera él solito y lo hacía estupendamente. Sigue leyendo

Cambiamos de aires con un nuevo gorro y cuellito de punto (DIY)

 

patron, gorro, cuello, niño, punto, lana

Pensaba que no lo haría. Pensaba que a partir de ahora mi mente sólo pensaría en primavera. Ups! Me equivoqué. Me topé en la mercería con unas madejas irresistibles y no pude evitarlo. Además, un viaje programado al Pirineo catalán era la excusa perfecta.

Tenía pensado hacer un post sobre este viaje, pero al final la falta de material fotográfico me ha impedido contároslo todo todito. Han sido días de estar con la familia, de hacer muñecos de nieve, de que mi pollito grande debute con los esquíes, de comer como animales, de que los niños vean nevar por primera vez, de descansar, de verles disfrutar… en fin, un cambio de aires a 800 kilómetros de casa!! Sigue leyendo