Excursión a Pozo da Onza

IMG_0571

Si nos lees desde hace un tiempo habrás comprobado que vivir en contacto con la naturaleza es una realidad en nuestras vidas. Pero no siempre fue así. Hace tan sólo cinco años que vivimos en el Norte y aquí llegamos con nuestros pequeños cuando solo tenían dos años uno, y un mes la otra. Desde el principio nos conquistó: los bichitos, el sonido de las aves, el olor a tierra mojada, jugar con el barro, con el agua del río al pasar y explorar los distintos colores de la naturaleza al paso de las estaciones. Y aunque debo reconocer que me encantaba mi pasado urbano, con niños la realidad es bien distinta. Pienso en ocasiones cómo sería nuestra vida allí con ellos y sospecho que me agobiaría bastante. Aquí mis hijos sólo han ido de la manita cuando ellos han querido (no por peligros o atropellos), han trepado rocas, árboles, muros de piedra… y sí, claro que se han caído, y se han arañado con zarzas, y les han picado muchas ortigas! como el resto de niños, imagino… Sigue leyendo

Anuncios