Érase una vez una princesa-koala…

 
Hoy un post de esos muy completitos, para que haya para todos. Si quieres reflexionar conmigo un rato, sigue leyendo a continuación. Si por el contrario sólo quieres coser sálgate todo este parrafazo y ve a continuación de la linea de separación, donde empieza el texto azul!!

Pues eso, que andaba yo preocupada con la siguiente escena que suele producirse con cierta asiduidad en mi día a día: me alejo un poco de la estancia donde está N y ésta (3 años y 6 meses) que esta plácidamente jugando con su hermano, incluso en ocasiones acompañados de su padre, al cabo de dos minutos empieza a llamarme: “mamáaaaa, mamaaaa, ¿dónde estas?…” me localiza, sonríe y o bien se queda conmigo (lo más habitual), o vuelve a bajar a jugar (las menos). Cuando estoy cerca le gusta estar encima de mi, peinándome, o viendo lo que hago. Vamos, que si le dejo hasta come encima como cuando era un bebé!! Sigue leyendo