Empieza el cole! Sentimientos encontrados (DIY top crochet)

top crochet halter

Sé lo que estarás pensando respecto del título, que soy una exagerada. Y sé también cuáles serán las réplicas: que si todos los niños empiezan el colegio con tres años, que si los niños quieren estar con niños, que si luego se lo pasan genial, que si se espabilan… estos suelen ser los mismos argumentos que se utilizan cuando no te queda otra que dejar a tu bebé en la guardería, a lo que también se añaden esos del tipo: con los virus se hacen más fuertes, aprenden a compartir, las rutinas les sientas de maravilla, etc. Y aunque lo reconozco, tengo ganas de que “corra el aire” entre nosotras lo cierto es que la veo tan pequeñita, tan vulnerable. Llevamos un año de campaña sobre las bondades de ir al colegio, que si vas a aprender canciones nuevas, que si conocerás un montón de nenes, que si harás dibujos chulísimos… pero ella lo tiene claro, no quiere ir!! Así que en esas estamos. Hoy ha sido su primer día. Pero no es este el que me preocupa, ni los llantos -que no los ha habido-, ni su incertidumbre sobre quién le levantará cuando se caiga,  sino los años subsiguientes, cuando las cosas se compliquen, su adaptación a este costumbrismo precoz en el aprendizaje, a nuestro sistema. Es sólo el tercer año del cole de su hermano y a él “no se la cuelan”, él tampoco quiere ir! No me lo están poniendo naaada fácil!! y qué tal vosotros? Cómo llevas tú y tu pequeñín la vuelta al cole?

En fin, que no podía publicar un post sin antes escupir lo que me ronda; una vez hecho pasamos a lo nuestro, hoy con algo de ganchillo. ¿Te quedas? Sigue leyendo

En el ecuador de las vacaciones escolares (DIY vestido niña con cuerpo de punto)

vestido, niña, punto

Hace casi dos meses que empezaron las vacaciones escolares. Mar del Norte se pone muy contento cuando llega el verano; las lluvias, la humedad y las rutinas dan paso a días largos, improvisados, días de playa hasta el anochecer, de cenas diferentes, en los que ellos deciden los planes en la medida de lo posible. El fresquito estival norteño tan envidiado por el resto de españoles nos da esa tregua que necesitamos para quitarnos leotardos, mallas y pantalones largos, pero también para dejar de lado los constantes catarros y virus varios que nos acompañan durante el curso. Pero… ¿qué me dices al respecto de estar con los niños las veinticuatro horas los siete días de la semana? Por el momento mis polluelos son muy pequeños para ir a campamentos o escuela de verano, así que la que suscribe hace las veces. Reconozco que siempre afronto esta temporada con cierto temor, ¿cómo podré gestionar el tiempo? En sólo una semana ya estábamos completamente adaptados a la nueva situación, en la que las aficiones de adultos pasan a un segundo plano; fundamentalmente dejé de hacer ejercicio, de coser, de tejer, de leer, de ver alguna película por las noches, de tener un rato de soledad.  Ahora son ellos los que se apoderan del mando del día a día! Sigue leyendo

Cambiamos de aires con un nuevo gorro y cuellito de punto (DIY)

 

patron, gorro, cuello, niño, punto, lana

Pensaba que no lo haría. Pensaba que a partir de ahora mi mente sólo pensaría en primavera. Ups! Me equivoqué. Me topé en la mercería con unas madejas irresistibles y no pude evitarlo. Además, un viaje programado al Pirineo catalán era la excusa perfecta.

Tenía pensado hacer un post sobre este viaje, pero al final la falta de material fotográfico me ha impedido contároslo todo todito. Han sido días de estar con la familia, de hacer muñecos de nieve, de que mi pollito grande debute con los esquíes, de comer como animales, de que los niños vean nevar por primera vez, de descansar, de verles disfrutar… en fin, un cambio de aires a 800 kilómetros de casa!! Sigue leyendo

Cuando hace frío… ¡culetes calentitos!

cubrepañal

Ayer me fui de rebajas, ya sabéis, a intentar encontrar esos chollos de última hora y que te guardas para el año que viene porque total, ¡¡para lo que queda de invierno!!! Pues no, cuando vives en el Norte el concepto de las rebajas cambia radicalmente. A estas alturas todavía nos quedan cuatro o cinco meses de botas, de lana, de pantalones largos… Así que realmente para nosotros el invierno no ha hecho más que empezar. Eso sí, si quieres comprar con éxito hay que intentar que la lana ya no sea de colores tan oscuros y que vaya en sintonía con los días más largos que a partir de ahora nos acompañarán.

Y claro, cuando tienes niños que crecen a la velocidad del rayo ¿qué ocurre si dan el estirón en mayo y vas a la tienda a por una chaqueta de lana y sólo tienen camisetas con piñas y bermudas amarillas? Sigue leyendo

Una boho girl en el Norte

IMG_6605

Siempre me ha gustado el estilo hippie-boho. Creo que ser de donde soy ha tenido mucho que ver -ya os hablé de la moda ibicenca adlib aquí-; Cuando era un poco más joven que ahora (je, je) me encantaba rescatar esas chaquetas de cuero viejas y los vestidos indios de mi madre; Desempolvé  el abrigo de moutón de mi padre y sus desgastados vaqueros Levis eran la prenda más anhelada de los sábados tarde. Cada nochevieja rebuscaba en una maleta vieja que tenía mi madre en el altillo llena de vestidos de fiesta, alguno incluso de mi abuela, y siempre encontraba alguno de terciopelo hasta los tobillos que me hacía sentirme la reina de la fiesta. Sigue leyendo

Regalitos handmade para hacer en sólo dos horas

Para aquellos que se estén planteando hacer regalitos de Reyes handmade y crean que ya es demasiado tarde tengo una buena noticia: ¡aún estáis a tiempo! Son sencillos, rápidos y exclusivos, y no me vais a negar que cuando el regalo es hecho con las manitas adquiere un valor añadido. Pensar en las horas que habrá invertido esa persona en pensar y elaborarlo hacen que sea un poco más especial, ¿no creéis?… Ni qué decir del ahorro. En este caso no son propiamente de niños, pero perfectamente podrían serlo. A ver quién se anima y me lo cuenta…

Sigue leyendo

El por qué del knitting -y una chaqueta de niño talla cuatro años-

chaqueta niño talla cuatro años

No sabéis cuántas veces cuando estoy por la mitad de una labor me digo “no vuelvo a tejer”, se me atraganta, me canso, paso a otra cosa, me entra sueño… pero una y otra vez ¡vuelvo a caer en sus redes! Y eso que soy una auténtica novata (quizá sea por eso). Pero cuando lo acabo… ¡Ay cuando lo acabo! veo el resultado y me encanta. Cada vez hay más acrílico en punto infantil y en seguida le salen esas pequeñas bolitas que hacen que la chaqueta parezca un trapo; ni qué decir tiene lo poco que deben abrigar. Como una obsesa cuando voy a las tiendas y veo una que me gusta miro en la etiqueta su composición y nada, un desastre! Como mucho un 10% de lana. Pues bien, ese es el motivo, el por qué del knitting. Bueno, y porque si quieres una prenda de niño de estas de lana buena, buena, mínimo son unos cuantos euracos. Sigue leyendo