Excursión a Pozo da Onza

IMG_0571

Si nos lees desde hace un tiempo habrás comprobado que vivir en contacto con la naturaleza es una realidad en nuestras vidas. Pero no siempre fue así. Hace tan sólo cinco años que vivimos en el Norte y aquí llegamos con nuestros pequeños cuando solo tenían dos años uno, y un mes la otra. Desde el principio nos conquistó: los bichitos, el sonido de las aves, el olor a tierra mojada, jugar con el barro, con el agua del río al pasar y explorar los distintos colores de la naturaleza al paso de las estaciones. Y aunque debo reconocer que me encantaba mi pasado urbano, con niños la realidad es bien distinta. Pienso en ocasiones cómo sería nuestra vida allí con ellos y sospecho que me agobiaría bastante. Aquí mis hijos sólo han ido de la manita cuando ellos han querido (no por peligros o atropellos), han trepado rocas, árboles, muros de piedra… y sí, claro que se han caído, y se han arañado con zarzas, y les han picado muchas ortigas! como el resto de niños, imagino…

En un intento por contrastar cómo sería nuestra vida y qué consecuencias tendría en los niños el hecho de vivir con y sin naturaleza, he encontrado este documental de RTVE titulado “Niños de asfalto“.

Afirmaciones como que el contacto con la naturaleza desempeña un papel fundamental en el desarrollo del cerebro infantil, mejorando el nivel de desempeño psicológico creo que merecen una reflexión profunda. Te invito a que lo veas, dura solo treinta minutos.

Y si te gusta tanto como a nosotros andar por el bosque, hoy te propongo una excursión sencilla, de tan solo 200 metros de caminata pero en la que encontrarás variada vegetación, bichos, un puente, un pequeño ascenso con cuerdas a través de unas escalinatas, zona de baño y no una, sino dos cascadas, siendo la mayor de ellas con una caída de unos 20 metros de altura, ¿qué más se puede pedir?

IMG_0581Se trata de la ruta que conduce a la cascada Pozo da onza en Valadouro, parroquia de Budián (Lugo, Galicia. España). Para acceder al inicio de la ruta vamos desde Ferreira y se coge la carretera vieja de Burela, y antes de llegar a Budián hay un indicador. Si lo pones en Google maps te lleva directamente y además está suficientemente señalizado. Nosotros aparcamos el coche en las inmediaciones de este cartel, así que es una ruta muy apta para hacer con niños muy pequeños por ser fácil y cortita.

 

 

El otro día una chica me preguntaba en Instagram cómo nos organizamos para hacer tantas excursiones y no dejarnos llevar por la pereza de tener que arrancar con mochilas y demás. Lo cierto es que el hecho de estar rodeados de naturaleza por todos lados facilita bastante las cosas, pero también debo decir que nuestras amadas Fervenzas no las tenemos en la puerta de casa. La mayoría de veces tenemos que conducir más de media hora para llegar a nuestro punto de inicio de la excursión, así que aquí van algunos tips:

IMG_0628

– Tengo una hoja de notas en el móvil dedicado sólo a “excursiones”. No solemos organizarlas con antelación porque aquí el tiempo nunca sabes por dónde te va a salir; así que cuando amanecemos todos y vemos que es un buen día para ello, acudimos a nuestras notas y siempre hay algún plan para descubrir o repetir.

IMG_0578

–  De la comida se encarga el pater familias, pero no suele ser muy complicada: ensalada de pasta, sandwiches, tortilla, ya sabes… si vamos mal de tiempo, mientras nos vestimos y preparamos mochilas llamamos a un barecito cercano a casa que las hace riquísimas.

IMG_0535– Tengo la mochila siempre preparada con un kit básico, una muda y chubasqueros, de tal forma que sólo hay que vestirse y preparar comida. Muchas veces echamos en falta muchas cosas que nos hemos dejado, nuestras picnics no son nada Pinterest con mantelitos monos y platos de papel de lunares, pero yendo bien abrigados lo demás no suele ser importante.

IMG_0516– Una de las cosas que creo que son más importantes es no tener prisa. La cascada no se va a ir, ni la naturaleza, ni los bichitos y no se trata de llegar allí para comer. A veces los niños comen por el camino en el coche, otras van mordisqueando la tortilla en ruta, o hacemos un parón en algún sitio chulo. Nosotros simplemente, en vez de arreglarnos para ir al parque nos vestimos para ir al bosque a pasar allí un rato, a jugar, a comer, a merendar, o a lo que sea!! Los niños son muy felices allí y nosotros… pues también!! Quizá si algo pudiera objetar, es que no siempre podemos arrastrar a nuestros amigos a estos planes inesperados, y claro, con ellos todo es mucho mejor!!

IMG_0512

Y poco más que contarte que no haya dicho ya en las innumerables excursiones que te hemos narrado por aquí y que puedes ver en la sección qué hacer en el Norte (en la mayoría se trata de excursiones en la zona occidental de Asturias y Norte de Galicia).

Un beso y a seguir disfrutando del verano…

 

4 comentarios en “Excursión a Pozo da Onza

  1. cuànta razôn! bueno nostros somo también muy salvajes, ayer una ninya que vive en el portal de mi madre le dijo a su madre que yo estaba descalza!!!! ajjajaja, imagînate… yo que ando en asfalto e incluso sobre las piedras descalza, por andar en el portal no voy a morir… y luego los semàforos, la gente se queda esperando a que se ponga en verde! mi madre me renyîa los primeros dîas, ahora ella también cruza en rojo, pero por lo visto en el pueblo està muy, pero que muy mal visto cruzar en rojo cuando hay ninyos delante, y bueno si encima tû tienes uno eres nivel homicida!
    el verano que viene creo que vamos por esas tierras tan hermosas, marido quiere ir a pescar quisquillas 😉

Cuéntame que te ha parecido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s