Oliendo la primavera

img_8656

No sé si lo habrás notado. Es muy sutil, a penas imperceptible. Sigue haciendo fresquito pero a ratos ya puedo llevar el abrigo abierto y hay días que la bufanda me sobra. Los días empiezan tímidamente a ser más largos y las manadas de aves empiezan a bailar en el cielo. Aún nos quedan un par de heladas, así que no bajaré la guardia, pero reconozco que saber que está cerca me alegra la existencia.

Después de casi cinco años en el Norte puedo reconocerla a lo lejos. Empieza la temporada de lluvias repentinas, días en los que el agua cae a plomo para a continuación dejar el cielo, el suelo y el ambiente relucientes, y entonces un sol gigante nos embadurna de vitamina, pero cuando aún ni te has acostumbrado a él vuelve a caer el chaparrón… le gusta jugar al despiste y no quiere que te relajes.

img_8554Son precisamente estos atisbos primaverales los que nos invitan a salir de casa a disfrutar del aire puro. Poco a poco vamos escapando de nuestro letargo aunque la naturaleza aún no esté es su máximo esplendor, y hasta un poco devastada a causa de los temporales que nos han acechando en los últimos días.

img_8565

Hoy te quiero hablar de nuestra última excursión a un lugar mágico: la Finca Galea en Alfoz (Lugo). Aunque en realidad cualquier actividad al aire libre es una genial opción para hacer con niños, a veces es muy interesante sorprenderles con elementos no naturales que despierten su curiosidad y con los que aprendan nuevos conceptos, y si ello se hace en plena naturaleza es más placentero.

Si tienes pensado hacer una visita por la zona norte de Lugo (Galicia),  ¡toma nota! Es un museo etnográfico del agua y un espacio paisajístico que aunque fue pensado para celebraciones, también puede ser visitado por un precio de seis euros adultos y tres los niños. Puedes ampliar información en su web aquí.

img_8580

No lo pillamos en su mejor momento, pues las heladas y la escasa lluvia han dejado el prado algo reseco, pero aún así pasamos una jornada de domingo del mes de enero muy divertida y diferente, y ellos disfrutaron muchísimo, tanto que nos pidieron repetir!!!

Sesenta mil metros cuadrados de paraje natural galardonado en el año 1998 con el premio medioambiental europeo por la conservación de la naturaleza.

Durante el recorrido puedes ver estanques, arboles fosilizados, fuentes, setas de piedra, puentes, embarcaderos, el árbol del amor, la barca de piedra… ¿te puedes imaginar sus caras flipando?

Una pena que el día se torció y se puso a diluviar… así que nos hemos prometido volver en primavera, para así poder ver el verde del prado fluorescente, las camelias centenarias, y poder soñar con la “piedra de la imaginación”.

Poco más te puedo contar con palabras de este maravilloso sitio, así que mejor te dejo algunas fotos de aquel domingo lluvioso en el Norte…

img_8601

img_8623img_8636img_8664

img_8685

Anuncios

2 comentarios en “Oliendo la primavera

Cuéntame que te ha parecido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s