Y con esto y un bizcocho (eso sí, casero)… un DIY de chaqueta de punto para niña

casona sestelo

¿Crees que les das de comer sano y equilibrado a tus hijos? A bote pronto seguro que contestarás que sí, que salvo algunas “cochinadillas” de vez en cuando intentas que coman de todo. Porque de hecho todos los padres intentamos hacerlo lo mejor que podemos y sabemos; el problema es que en ocasiones hay información contradictoria por aquí y por allá o aquello que pensábamos que era muy sano no lo es tanto (estoy pensando por ejemplo en el caso del polémico tema de los lácteos; cuántas madres piensan que un petite suisse o unas natillas son sanísimas? Y el famoso zumito de brik? o qué me dices del pan de molde? unas cuantas, ¿verdad?)


No soy yo especialmente cocinillas, de hecho quien hace las comidas principales en casa es el pater familias. Quizá por eso haya tenido que recurrir en muchas ocasiones a páginas de recetas y suelo acudir a aquellas que facilitan menús especialmente diseñados para los niños. En ellas te encuentras auténticas falacias no sólo porque introducen recetas de verduras cocinadas de una forma nada apetecible para los niños, sino porque además se encuentran plagadas de fritos. Y ojo, con esto no digo que todos los niños detesten las verduras, o que no puedan comer fritos, pues es evidente que depende de cada niño y de las costumbres familiares. Por ponerte un ejemplo, mis hijos se comen estupendamente la fabada y el brócoli o sus derivados (coliflor, romanescu) y  una de sus comidas preferidas es el pulpo y el salmón -platos éstos no considerados especialmente de niños-. Pero evidentemente también les encantan las croquetas, los calamares, las chuletas de cordero bien crujientitas…

chaqueta punto bobo niña

Pero vamos, que como te puedes imaginar, yo de estas cosas no tengo ni idea. Y como no tengo ni papa a finales del año pasado nos propusimos modificar hábitos alimenticios en casa, muuuuy poco a poco. Aquí en el #pueblitobueno tenemos la suerte de comer muy buena patata y verdura ecológica, pero claro sólo la que se cultiva aquí por las condiciones climatológicas, así que en ocasiones hay otras variedades que echamos mucho de menos como los guisantes y las alcachofas.

Para empezar el cambio adquirimos un libro sobre alimentación energética para niños que aún estoy desgranando y tuve la grandísima suerte de salir ganadora en un concurso organizado por el blog Mi vida con un vegano, así que ahora tengo dos libros de comida vegetariana. No es mi intención dejar de comer carne (me gusta demasiado), sólo quería conocer nuevas recetas para cocinar la verdura. Así que hemos comenzado por pequeños cambios: intentando eliminar la leche, nata y los quesitos en las cremas (no en el desayuno ni en los yogures) y en su defecto ponemos una leche de almendra o similar. Mejor magdalenas caseras que galletas, intentar no abusar demasiado de la salsa bechamel, bollería siempre casera, el pan a ser posible de espelta…

Quizá son obviedades para muchos de vosotros,  aunque no para mi, carnívora y chocolatera de pro. Dicen los expertos que si en casa se come sano es fácil que los niños adquieran buenos hábitos, pero debo admitir que en la nuestra siempre hay un fuet en marcha. Además, tras husmear en blogs tan interesantes como Mi vida con un vegano, beingbiotiful o dime qué comes -en los que he cogido muy buenas ideas- he llegado a la conclusión de que para un cambio más drástico tiene que estar toda la familia implicada y comprometida, y por aquí no tenemos intención -por el momento- de renunciar a la carne en favor del tofu (arg! jajajj).

Y es que la alimentación de los niños es nuestra responsabilidad, así que… qué tal darle una vuelta de tuerca, reflexionar sobre ello y replantearnos qué tal lo estamos haciendo?


Y con esto y un bizcocho -casero, eso sí- entramos en faena!!! Hoy la tercera pieza del look tartán de mi rubia, a conjunto con el vestido escocés que te enseñé aquí, y con la camiseta con cuello volante que te enseñé aquí: se trata de una chaqueta cortita para llevar con vestidos TALLA 3-4 AÑOS (aunque fácilmente adaptable para otras tallas). No obstante, hoy te la enseño con un conjunto de día de campo, porque el emplazamiento me parecía precioso y consideré que era buena idea hacerle las fotos para este post allí, pero vamos, que no le hagas mucho caso a ese outfit de chaqueta corta con leggins y botas de agua!!

chaqueta punto niña

El esquema de la chaqueta es repetición de la que hice aquí con algunas variantes. El método y esquema empleado es prácticamente el mismo pero en esta ocasión va a ser menos holgada, un poco más estrechita tanto de cuerpo como de la manga, y también en el escote.

CONSIDERACIONES PREVIAS

I.-Aunque es algo evidente, te aconsejo que elijas muy bien la lana a utilizar. A mi me gustan los tejidos de lana pura pero no siempre son de buenísima calidad. En este caso es una marca muy conocida, nada barata y que me está dando muy mal resultado, porque con el roce se le ha quedado aspecto como con enganchones en muy poco tiempo y tanto trabajo para eso sienta muy mal. Así que escoge bien.

II.- Es una chaqueta que se empieza por el escote, por lo que empezaremos montando menos puntos que en la naranja. Independientemente de las medidas que yo te doy y que pueden ser un referente, es conveniente que midas el cuello al niño o el cuello de una camiseta o chaqueta que le vaya bien, dejando un poquito de exceso para la botonadura. A partir de ahí y con una pequeña muestra de 10×10 que debes hacer antes, podrás calcular cuántos puntos montar.

chaqueta punto bobo niña

 En mi caso, la muestra que proponía la lana era de 25 puntos para 10 centímetros, con agujas del núm 4 para punto bobo que es el que yo he elegido. Así, si yo lo que necesito es un cuello de 35 cm aproximadamente, haciendo una regla de tres he montado 64 puntos, que se distribuyen de la siguiente forma: 12+2+4+2+24+2+4+2+12. Ahora te lo explico:

12 puntos (equivalente a unos 6 cm) son para un delantero, 2 puntos para lo que será el raglán, 4 puntos (equivalentes a 2 cm) para una manga, 2 puntos para raglán, 24 puntos para la espalda (13 cm), 2 puntos para raglán, y ahora otra vez 4 puntos para la otra manga, 2 raglán, y 12 puntos para el otro delantero. TOTAL: 64 PUNTOS.

medidas chanqueta punto niña

III.- Para hacer  esta chaqueta lo único que debes saber hacer es:

EMPEZAMOS

Montamos 64 puntos en total.

Primera vuelta: Tejemos 12 puntos a punto bobo, pasamos hebra (yo la he pasado de detrás para adelante para que quede con efecto agujerito, pero si no quieres que quede agujero, pásala de delante a atrás); a continuación tejemos dos puntos a punto bobo y volvemos a pasar hebra; ahora tejemos 4 puntos, hebra, 2 puntos, hebra; 24 puntos, hebra, 2 puntos, hebra; 4 puntos, hebra, 2 puntos, hebra y para acabar, 12 puntos.

Nota: recuerda que para que el borde quede “bonito”, en cada pasada, el primer punto no se teje, sólo se deplaza a la aguja derecha, y el último se puede tejer retorcido, es decir, pasando por la aguja por detrás pero tejiendo del derecho.

Segunda vuelta: tejemos con normalidad (en mi caso con punto bobo, porque yo he elegido este punto para toda la chaqueta, así que el derecho y el revés se tejen igual), pero cuando nos encontramos la hebra que habíamos pasado en la primera vuelta, ésta la tejemos normalmente (en mi caso del derech0), pero los dos siguientes -lo que formará el raglán- se tejerán del revés, y luego la hebra y los siguientes también del derecho. Esto se hará cada vez que tejamos las vueltas del revés.

Tercera vuelta: la haremos igual que la primera. Aquí la dificultad estriba en que ahora ya no debes contar los puntos antes de pasar hebra, sino que debes fijarte en el dibujo de a pasada anterior. Al principio puedes contar un punto más, pero luego enseguida se verá muy bien el dibujo. Recuerda también hacer aquí un ojal (se tejen dos puntos juntos y se pasa hebra).

Y siguiendo esta dinámica iremos haciendo los aumentos hasta llegar a la altura de sisa deseada. En mi caso 17 centímetros.

DIVIDIMOS LA LABOR:

Ahora seguiremos tejiendo sólo una de las cuatro partes en que se dividirá la labor (una espalda, dos mangas y dos piezas delanteras).

Es importante que los puntos que corresponden al raglán quede bien repartido en cada pieza, es decir, que por ejemplo para el delantero dejemos uno de los dos puntos que quedan entre los aumentos, y el otro se quede en la pieza del brazo.

Para dividir la labor colocaremos un hilo de otro color con una aguja lanera en cada una de las cuatro piezas que se quedan en espera, y la aguja de tejer sólo se quedará en la pieza que vamos a seguir tejiendo (yo la primera pieza por la que he empezado es por una manga, porque todavía me estoy pensando el largo de la chaqueta).

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que todos los puntos que se dejen en espera estén en la misma dirección, es decir, que cuando los retomemos les toque a todos la misma dirección o en caso contrario, tendremos que acordarnos dónde lo dejamos (sino quedará rato, lo notarás, pero te tocará deshacer!!).

RETOMAMOS LA MANGA:

Para la manga tejeremos con normalidad haciendo una disminución aproximadamente cada 5 cm. Yo para una largura de 24 cm de manga (medido desde la sisa), he hecho en total 5 disminuciones a cada lado.

UNIÓN DE PIEZAS
Este es una de los momentos en los que una labor que queda uniforme puede estropearse por una mal unión.

IMG_2035

Observa esta foto en la que a la derecha lo hice mal y a la izquierda bien (bueno, o al menos mejor, porque cuando hay disminuciones me cuesta más, así que si alguien conoce algún truquillo se lo agradezco). Os dejo también una foto de otro post donde se ve muy bien cómo debe hacerse la unión, siempre con la prenda del derecho.

unión de piezas

ESCONDER HILOS
Al principio me limitaba a hacer un nudo doble y ya, pero estos nudos pueden deshacerse con facilidad y sería un desastre. Así que te recomiendo que después de hacer dos nudos (uno al derecho y otro del revés) con la aguja lanera escondas el hilo entre los puntos tejidos, por el revés de la labor.

Y esto ha sido todo! Este año no creo que vaya a tejer más (al menos para ellos). Soy tan previsora que aún les vienen bien las chaquetas del año pasado (y creo que aún durarán unos cuantos más!!! jajaj) y tienen muchísimas, así que me doy una tregua. Sí que tengo en mente hacerme una para mi, pero no se si caerá este año o el que viene (aúno no he encontrado la lana deseada).

IMG_3009

Espero que te haya sido útil, te haya gustado el paisaje (del que ya te hablé en este post), y bueno, mis excéntricas reflexiones sobre la vida. Así que si así ha sido ya sabes: házmelo saber, lo agradecemos todos mucho!!!

Un fuerte abrazo!

Mabel

Anuncios

9 comentarios en “Y con esto y un bizcocho (eso sí, casero)… un DIY de chaqueta de punto para niña

  1. Hola, qué casualidad uno de nuestros propósitos de año nuevo también es modificar hábitos de alimentación poco a poco, y los reyes nos han traído un par de libros sobre el tema, porque hay veces que vas al súper ecológico y ves productos pero no sabes muy bien como cocinarlos! A ver cómo va la experiencia… Besos

  2. Hola! Me surge una duda sobre la chaqueta… Para ponerle los botones y por tanto que monte un poco por delante… No hace falta poner mas puntos en los delanteros?
    Y otra… Qué lana usaste, para no repetir? Jaja… Gracias!

    • Hola clara!! Pues en principio sí, hay que darle como 5 puntos más a cada lado de las piezas delanteras, pero yo no lo hice porque pensé que ya de por sí las niñas son más estrechita del pecho que la espalda, y mi intención era que quedara bien ajustada. Pero si sigues el mismo patrón pero quieres darle más holgura (porque la quieres hacer más larga por ejemplo), si te lo recomiendo.
      Lo de la lana si quieres mándame un correo electrónico a desdeelmardelnorte@gmail.com y te digo (me sabe fatal hacer publicidad negativa) 😉!! Un besote!!

  3. ayyyy que risa me ha entrado! yo buscando la receta del bizcocho en todo el post hasta que he caido que el titular era más bien de “refranero” jajajajjajaj
    Qué decirte de la alimentación… En casa hace siglos que no entra azucar de caña ni leche de vaca, la de almendras es la que impera en casa, tampoco les damos pam bimbo, y ya para retamar no se comen fritos más que una o dos veces al año. Fruta y verdura siempre que puedo ecológica, y aunque no lo tengo tan fácil como tu, de cada vez está más accesible.
    Ahora estoy en proceso de sustituir el trigo, tanto en harinas como en pastas (en pan dificil nos gusta mucho el pan de trigo, eso sí, 100% integral). En zumos siempre naturales, pero si compramos industriales que sean ecológicos y sin azucares blancos. El de manzana es el protagonista ya que no necesita edulcorantes añadidos.
    Lo que sí consumimos y mucho, son yogures y queso de vaca y esto dificilmente voy a eliminarlo. Eso sí, los yogures los hago yo así puedo evitar el azucar blanco.
    Tampoco pretendo ser estricta ni inflexible ni con los ingredientes arriba mencionados (la leche, el azucar, el pan bimbo, el trigo, etc..) mi intención es sólo equilibrar la balanza y controlar lo que sí comen en casa vs lo que comen fuera.
    Y tienes toda la razón cuando dices que el éxito solo viene si toda la familia se involucra, es uno de los requisitos de mi proyecto EAV (enseñar a apreciar las verduras). Y en casa los niños comen exactamente lo mismo que nosotros. A mi me fastidiaba mucho cuando mi madre me daba lentejas y ella se servía otra cosa.
    De esta manera he conseguido que mis hijos coman de todo (de todo lo que servimos en casa claro, que hay cosas que soy incapaz de cocinar como la col!!)
    Un beso guapa!

    • Madre mía!!! Qué de información!!! Veo que tú la reflexión ya la habías hecho! Jajajajaj me ha parecido leer en algún lado que Alex tiene alguna intolerancia alimenticia?
      Lo de tu proyecto EAV ya lo había visto, está genial!! y en una ocasión les metí una de tus recetas que llevaban espinacas en la tortilla y me la mandaron a “escaparrar” 😂😂😂!!! Sí se las meto en las hamburguesas pero no les digo lo que es, sino que son hamburguesas verdes… Y lo de comer diferente, uf!!! Un poco cruel, no😆? Tú lentejas y tú madre un entrecot de buey? 😂😂 nosotros sólo lo hacemos cuando cenamos ensalada de lechuga, porque ellos no quieren. El problema de comer y cenar toda la familia lo mismo es que al final a ellos siempre les gusta lo mismo y los mayores nos aburrimos (y los míos comen en casa 😁)!!!
      Ay hija!! Y cuánto lo siento… Ese título que induce a confusión… A veces se me va la “perola”!!!

      • jajajajajja… ahora me debes una receta de bizcocho!! 🙂
        Alex no tiene intolerancia, pero sí es muy alérgico a los ácaros y la humedad (agrrrrr!!) y le afecta mucho tanto a la piel como a las vias respiratorias, por eso le quitamos la leche de vaca porque produce más mucosidad. La reflexión sobre la alimentación no vino de manera natural, sino que gracias a él fui investigando cómo mejorar su piel, y así me introduje poco a poco en la cosmetica natural, luego sustituí los productos químicos (limpieza, lavadora), y finalmente la alimentación!! (normalmente el proceso es a la inversa ups!)
        Lo cierto es que en casa lo tenemos más facil porque entre semana ellos comen en el cole, por lo que yo solo me encargo de las cenas, pero vas a flipar cuando te diga que para mis hijos la lechuga es top top! jajjajaja

  4. me gusta cômo unes las costuras!
    yo tengo suerte de tener una hija que come genial y que devora fruta y verdura. es por eso que soy un poco floja cuando pide alguna chuche, aunque después de estas fiestas ya le he dicho que a partir de ahora solo los findes habrà chuches, que comerlas casi todos los dîas no tiene que ser bueno. ademàs no suele tomar làcteos y le encantan los frutos secos, me parecen necesarios en casa para esos momentos en que vienen “mamaaaaa tengo hambre”.
    qué suerte el libro, yo también tengo alguno vegetariano, pues no como carne desde hace mucîsimos anyos, y el otro dîa cogî uno con recetas veganas en la biblio, es en francés, pero si te interesa te doy el tîtulo, me ha sorprendido que el sustituto para casi todo son los anacardos 🙂

    • Si tu pequeña come bien es que lo has hecho genial Mirari!!! A mi la verdad es que se me eterniza el momento de la comida, porque sólo quieren jugar a los cinco minutos de estar sentados y pueden estar hasta una hora y media! Pero bueno, eso ya es otro tema! El de la alimentación me lo he replanteado no por mi, que al fin y al cabo ya soy adulta, sino por ellos, que son mi responsabilidad!! Me apunto lo de los anacardos… creo que les pueden gustar. Yo alguna vez les doy pipas y cacahuetes, pero la verdad es que siempre se me olvida y para llevarlo en el bolso como tentempié está muy bien!! beso grande!

Cuéntame que te ha parecido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s