Segundo cumpleaños en diez dias! Una fiesta de exploradores




cumpleaños, explorador, safari

Dos cumpleaños en diez días… estoy agotada! Cuando decides celebrar un cumpleaños en casa y que tenga como denominador común una temática y varios elementos handmade, tienes que empezar con muuuucho tiempo de antelación y esta vez no disponía de tanto porque hace tan sólo diez días habíamos celebrado el de gatitos de su hermana que os enseñé aquí. Lo primero buscar inspiración. Como siempre Pinterest fue mi gran aliado tanto para la comida como para la decoración.

 cumpleaños, exploradores

Un gran cartel en la puerta de la casa daban la bienvenida a los niños. Nada más llegar les ambientamos con unos pañuelos en el cuello ( y que luego utilizaríamos para hacer algunos juegos) y unos prismáticos mágicos handmade hechos por mami para los que tuvimos que estar mas de un mes recogiendo los cartones del papel del wc. Muy sencillo, simplemente se unen dos cartones previamente pintados con cinta de embalar, se les pone un cordón para que se los puedan colgar al cuello, y le pusimos papel celofán de colores, para que al mirar por ellos lo vieran todo de otro color. Aunque el detalle era efímero les tuvo un buen rato entretenidos…

juegos, exploradores

Para merendar optamos por hacer algo realmente especial. Así que junto a las ya clásicas palomitas, patatas fritas, zumos, yogures de beber y chuches, hicimos perritos calientes, cosa que les encantó a todos los niños por ser una comida un poquito “basurilla” reservada para días especiales, así que hoy sí, hoy era el día!!

IMG_0396

IMG_0394

Para la decoración de la mesa utilizamos tela de saco, piñas, carcasas de troncos, un número cinco de corcho pintado y con hojas pegadas y una gran cantidad de animales de la selva que merodeaban  la comida en busca de su próxima presa; también para decorar, aunque comestibles, hicimos unas brochetas de uvas, que curiosamente también volaron, y cucuruchos con “huevos de serpiente” (es decir, con lacasitos y bolitas de chocolate).

IMG_0387

En vez de vasos, tazas al más puro estilo explorador, y en vez de platos, piedras de pizarra (que realmente eran unos platos de plástico). De entre todas las chuches posibles elegimos tarántulas, serpientes y cocodrilos, ¡cómo no! El recurso de las botellitas de agua con los nombres de los niños es muy acertada. A esta edad están empezando a leer y les encanta buscar su nombre. Además pegamos unas pegatinas con su inicial. El colofón de la comilona fue la tarta, que repetimos con un también clásico bizcocho de zanahoria pero esta vez rociado de chocolate. Ah! Por cierto, la banderola de tela también la hice yo. Normalmente decora la habitación de F (podéis ver su habitación y todos los detalles handmade en este post).

Dediqué mucho tiempo a buscar y pensar juegos pues entretener durante tres horas a 14 niños de 5 años no es tarea fácil. Muchos no nos dio tiempo a ejecutarlos y otros enseguida me di cuenta que no captaban su atención. Además, me percaté que reclamaban un poco de juego libre: una casita de jardín que decoré con una sábana y unos cojines, el rincón de jardín en el que tenemos piedras y juguetes de playa y las cajas que pintamos para el cumpleaños de su hermana hace tan sólo unos días (enlace directo aquí) que consistía en un photocall y un teatro hechos con cajas de cartón, fueron sus predilectos, pero tantos niños en libertad era peligroso, así que capté su atención y les propuse hacer una “expedición” que consistió en recorrer un camino que está al lado de casa de unos pocos metros, cantando canciones de exploradores, hacer una carrera, jugar a sentarse a la orden del capitán del equipo y llegar a un terreno y jugar al ya clásico juego de tirar de la cuerda. En este blog encontré ideas de juegos muy interesantes  que seguro que rescataré cuando sean un poco más mayores.

Para el equipo ganador de cada juego preparé unas insignias (que encontré en google) y que despertó en ellos el sentimiento del trabajo en grupo y el de la recompensa al esfuerzo.


IMG_0413

De entre todos los juegos los que más éxito tuvieron fueron estos:

– Elegir equipos: la idea de hacer dos equipos con dos capitanes adultos y corear juntos el “ganaremos” ya era par ellos un juego. La elección la hicimos al azar con la canción del “pito-pito colorito” que todos conocían.

– Juego de pasar la pelota: Cada equipo se sientan en el suelo formando filas apretadas, unos detrás de otros. El primero de cada fila pasa por encima de su cabeza una pelota al siguiente participante. Cuando la pelota llega al último de la final, este se levanta y se coloca lo más rápido posible en el primer lugar de la fila. Ganará el equipo que antes consiga que el primero que había iniciado el juego llegue a ser el último.

– Juego del tren: Aunque este juego consistía en vendar los ojos de todos niños menos uno que haría de maquinista e indicaría el camino hasta llegar a la meta, el sólo hecho de vendarles los ojos ya fue para ellos un juego.

– El juego de las estatuas: todos bailando al son de la música hasta que se para y se descarta al que se movió. Como era consciente de que no les gusta ser eliminados, el premio del eliminado consistía en  que era él quien paraba la música (y creo que con ello conseguimos que hasta les gustara perder).

– Fuerza de equipos con una cuerda.

– Pintando piedras: aunque este juego me lo guardé como comodín por lo incómodo de tener a 14 niños pintando, al final resultó ser un rato de tranquilidad después de la expedición y les encantó turnarse los colores (pues no tenía para todos). La verdad es que creí que con esta actividad se liaría la de san quintín y resultó muy tranquila y muy colaborativa, en la que todos se pedían el color deseado (eso sí, a gritos) y no desapareció ni un sólo tapón!!!.

cumpleaños, explorador

– El colofón fue dedicar un buen rato a hacer algodón de azúcar. El aparatejo fue un regalo de la abuela que encandiló a los niños, pese a mi inexperiencia en su elaboración y lo pequeñísimos que me salían los algodones.

Cosas que no deben contarse en un blog pero que yo hoy voy a desvelar (jajaja); hubo dos grandes momentazos en el cumple: aquel en el que se nos ocurrió lavarles las manos manchadas con pintura con la manguera de la terraza. Bastaron diez segundos de despiste para que uno de ellos se hiciera con el poder de la misma y jugara a empaparlos a todos!! Tuvimos que dedicar un buen rato a secar la ropa de algún niño con el secador!!! Y otro fue el estrés de hacer el algodón de azúcar con todos los niños alrededor de una máquina incandescente: el pater familias lo resolvió parapetándome con dos bancos que impedían el paso de los niños al ansiado aparatejo, pero es estrés inicial y el miedo a que sus manos inquietas quisieran curiosear y se acabaran quemando nadie nos lo quitó.

He dejado pasar unos días para escribir este post. Si lo hubiese escrito a las dos horas del cumple lo hubiese titulado “El último cumpleaños en casa”, pues me dejó exhausta; pero después de volver todo a su sitió y de que F me haya estado diciendo durante días lo maravilloso que fue su cumple me hace reconsiderar mi inicial decisión. Al fin y al cabo son sólo unos años cuyo recuerdo permanecerá para toda la vida… no crees? Os gusta celebrar los cumpleaños en casa? Crees que merece la pena?

Anuncios

Cuéntame que te ha parecido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s