El placer de comer- literalmente- encima de un río

Excursiones por el Norte

Para todos aquellos que estáis pensando viajar al Norte esta primavera, para alejaros del bullicio, de la masificación, disfrutar viendo y fotografiar acantilados de vértigo, comer buena carne y mejores pescados y realizar actividades con los niños, este post es uno de los que tenéis que guardar en vuestros favoritos. Os recuerdo -para los que no nos seguís- que este blog no tiene fines comerciales, así que todo lo que os cuento y os enseño es porque a mí me ha gustado y quiero compartirlo para que otros puedan disfrutarlo -vamos, que no me invitaron ni al café!!-.

Cuando llega la primavera y queremos sentir el calor en la piel, saborear el placer de quitarnos la chaqueta y quedarnos en mangas de camisa o tomar una cerveza fría, mientras los niños corretean rodeados de naturaleza… entonces la familia Mar del Norte se desplaza al interior de las tierras gallegas, donde las temperaturas son más cálidas, el sol no se esconde detrás de la niebla y la primavera se asemeja un poco más a lo que nosotros conocemos como tal! En nuestra querida Valencia están ya en plenas fallas y nuestros amigos y familiares empiezan a ponernos los dientes largos a través de las redes sociales, y comienzan a disfrutar de esas sensaciones tan características del mes de marzo levantino. Un día de estos compramos unos masclets y montamos una falla. De momento no hemos llegado a tanto pero poco nos queda.

Mazo Santa comba

El Mazo de Santa Comba es de esos sitios sin pretensiones en cuanto a la decoración y sin una cocina complicada pero correcta, localizado en un marco inmejorable. Podéis visitar su página web aquí.

Si al reservar mesa eliges una de las del ventanal puedes comer literalmente encima del río. Los árboles que envuelven la casona integran aún más el comedor en la naturaleza, y si además abres un poquito la ventana, comer con el ruido del río a su paso es absolutamente placentero.

mazo Santa comba

“Se trata de una antiguo molino que se movía con las aguas del río Chamoso, junto a un paraje frondoso que le confiere al sitio un aire de meigas propio de su entorno”, así se describen ellos mismos. Además del restaurante se puede disfrutar de la visita al complejo etnográfico formado por un molino harinero, un mazo mecánico, un aserradero y una “moa” de afilar.

IMG_7950

No sé qué tienen los ríos que convierten en especial cualquier excursión. ¿Qué puedo contar que no haya hecho ya sobre nuestras rutas al aire libre con niños? El ruido del agua, tirar unas cuantas piedras, saltar troncos caídos, coger un palo largo y jugar con él en el agua, escalar montaña arriba,  los bichos del camino…  Cosas cotidianas que hacen que ese día sea especial para ellos.

Tengo una costumbre desde hace ya unos cuantos años: después de una caminata y si el tiempo acompaña, me gusta meter los pies en el gélido río; y N que es aventurera también se ha subido al carro, y ¡hay que ver cómo aguanta!

IMG_3896

Ni qué decir tiene que el pater familias dedica parte de su tiempo de la excursión a practicar esa reciente afición que le tiene tan ocupado, así que entre sus fotos y las mías hemos hecho este post. Espero que os guste y me lo contéis.

IMG_3878

Si queréis conocer otros restaurantes integrados en la naturaleza, pero en esta ocasión en tierras asturianas, podéis verlos aquí y aquí.

Anuncios

2 comentarios en “El placer de comer- literalmente- encima de un río

Cuéntame que te ha parecido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s