Recibimos al mes de marzo con una excursión a la Cascada del Cioyo

Cascada de El Cioyo

Os mentiría si os dijera que la ruta para llegar a la cascada del Cioyo es apta para niños. Rotundamente, no lo es. La cuerda que recorre todo el camino de bajada no es casualidad. No te puedes relajar ni un momento si vas con los más pequeños; no sólo es un apoyo para ir facilitando la subida y la bajada por un camino empinado y plagado de pedruscos sino también el hito que evita caerse colina abajo. Así que la pequeña en la mochila y el mayor de la mano todo el camino (salvo para las fotos). Ahora bien, no sabéis lo bien que aguantó sin rechistar y la cascada bien merece la pena tanto esfuerzo.

Cascada de el Cioyo

La cascada del Cioyo se encuentra en el término municipal de Castropol (Asturias) en la carretera de Vegadeo a Villarín,

y aunque el camino de llegada al inicio de la ruta a pie está bastante señalizada, luego una vez que aparcas el coche encontrar la entradilla de la ruta a pie se más complicado. Este sería un resumen de la ficha técnica: Distancia: 3 km; Dificultad: Media; Desnivel: 160 m; Duración aproximada: 1-2 horas.

Una vez aparcas el coche en las escuelas abandonadas de Añides, resulta complicado encontrar el principio de la ruta a pie. Únicamente, una señal pintada en el suelo con una flecha indica que por ahí da comienzo el camino (al lado opuesto de la carretera respecto de las escuelas). Pero una vez hallado está perfectamente pisado y señalizado.

La bajada se hace complicada con catorce kilos a la espalda, pero las cuerdas están fuertemente ancladas y se nota que se preocupan de mantenerlas en buen estado. Una vez que llegas al río Porcía todo el esfuerzo ha valido la pena.

 Cascada de El Cioyo

La cascada de treinta metros de altura estaba en plena ebullición, tanto que fue asomarnos a verla y empaparnos toda la cara. Dimos gritos de adrenalina ahogados con el ensordecedor sonido del agua caer. Es una sensación difícilmente narrable.

Cascada Cioyo

Tanto el día anterior como esa misma mañana había lloviznado, así que nos costó encontrar una roca seca donde apoyarnos para comer. Después de reponer fuerzas tocaba la subida, bastante más cansada pero menos complicada. Aunque intenté convencer a la rubia que las piernas de papá son más fuertes, mi lapita se negó rotundamente a cambiar de porteador, así que me tocó repetir y poner a prueba mis cuádriceps. Es sorprendente ver cómo los niños no son capaces de ir de casa al supermercado a cien metros sin quejarse y sin embargo son capaces de subir un desnivel de estas características.

Cascadas Cioyo

Aunque las paradas para descansar en el camino, tomar una galletita y un sorbo de agua son muy necesarias.

Aquí y aquí os contamos otras rutas por la zona aptas y muy recomendables para ir con niños.

Cascadas Cioyo

En definitiva, una ruta muy recomendable por su espectacularidad para adultos, niños mayores y padres aventureros, con la que la familia Mar del Norte da la bienvenida al mes de marzo, confiando que venga acompañado de una cálida primavera.

Anuncios

Cuéntame que te ha parecido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s