La elegancia de la sencillez: un DIY para niñas bonitas

 

IMG_4882

Hace quince años entró en nuestras vidas Pepa. Fue un regalo que le hicimos “al patriarca” su hermana y yo al ver que lo que sentía por los felinos era algo sobrehumano. Allá donde se atravesaba uno por su camino se paraba a acariciarle y si el encuentro se producía en el parque, el flirteo podía durar un buen rato…

Los hay que somos más de gatos y otros de perro; A mi siempre me gustaron más los perros… hasta que llegó Pepa. Ahora tengo mis dudas. Gracias a ella aprendí a entender un poco más al patriarca, que estoy convencida que en otra vida fue gato.

Pepa ha sido compañera de estudio, de soledad, de adversidad… nunca le afectaron los cambios; Aún incluso le gustaban: ha vivido en siete casas distintas, cuatro ciudades y hasta con 3 amos (eso sí, siempre de la familia).

¿Y qué decir de la conjunción animales y niños? ¡es mágica! En casa no éramos cuatro, éramos cinco… así que ahora que se ha ido al cielo a jugar con las estrellas, no hay día que no me pregunten varias veces por ella.

En fin, ¿qué os voy a contar a todos los que tenéis mascotas que no sepáis?

Así que este post de hoy se lo dedico a ella, porque fue justo el mismo día que le hice las fotos a la rubia con su nuevo vestido cuando se fue para no volver y como si de un ángel gatuno se tratara, decidió ronronear todo el reportaje fotográfico para que le acariciáramos.

Hacía más de un año que me rondaba la cabeza hacerle un pichi de franela gris a mi rubia. Podría decirse que es un fondo de armario. No es un vestidazo con mayúsculas, es sólo un vestidito de esos elegantitos que según como se vea puede ser hasta un poco sosito, pero es que… a mi me gustan las cosas sositas!! Además, no se lo que pensáis vosotros, pero algunas veces se les pone tantos lazos, tantas puntillas y tanta piconela, que la niña es lo de menos! Vamos, que queda claro que soy amante del simplismo, no?

Vestido gris de franela niña

Cada año casi todas las colecciones sacan su particular versión de pichi gris; Véanse los siguientes ejemplos (la mayoría son de colecciones del año pasado).

Vestido gris franela

1.- Sainte Claire 
2.- Bonpoint
3.- N+V
4.- Nicoli
5.- Doña Libélula

Pero cuando este año vi la foto de presentación de Bonpoint me terminé de decidir. Así que me puse manos a la obra.

Recordatorio: Os quiero recordar que no soy una profesional de la costura, así que las explicaciones no son nada técnicas y un poco de andar por casa. Así que si alguna profesional lee esto por favor, no me lo tengas en cuenta…

Y bueno, si queréis hacer el vestido de la foto, seguid leyendo, es fácil, fácil!!

cose un pichi de niña


Material

(Pichi de niña talla 2 años)

70 cm de tela de 145 de ancho
25 cm de tela de forro (opcional)
4 botones

Corte de la tela

patrón vestido de niña

– Delantero: dos veces, una con la tela y otra con la de forro
– Espalda: 4 veces (dos tela y dos forro)
– Falda: se corta un rectángulo de 1,45 cm (o del ancho de la tela, y dependiendo si queréis más vuelo o menos) por 45 cm de largo (dependiendo de lo alta que sea la niña, o de lo cortito que queráis hacer el vestido). Podéis también ponerle forro a la falda, de hecho es realmente lo que tenía que haber hecho, pero por mi afán por simplificar, a veces me como trámites. Si queréis darle más vuelo a la falda, pondréis la tela fruncida, unida a la tela, tal y como lo expliqué aquí.

patron vestido niña

Confección

diy paso a paso vestido de niña

Empezamos como siempre uniendo los hombros derecho contra derecho, pasando un pespunte. Haremos lo mismo con la tela de forro.

Unimos la tela con el forro por la parte del cuello, derecho contra derecho y pasamos un pespunte. Cortamos la tela sobrante para que no quede mucha en la parte del cuello y haremos unos piquetes para facilitar la curvatura del cuello.

Ahora toca hacer las sisas. Este es un momento un poco laborioso. Primero cortaremos unos piquetes (ver la foto) para que la tela se curve con la forma de la sisa, sino tirará. Y luego con “muxo arte” iremos metiendo las telas para adentro, procurando que la tela del forro quede un poquito más adentro para que no se vea desde fuera. Pespuntearemos al borde por el derecho de la labor.

Pasamos un pespunte por los laterales del cuerpo, por un lado el de la tela y por otro el del forro.

Unión de la falda al cuerpo. Se frunce y se marca el punto central para que se reparta de forma uniforme; se recorta la tela sobrante y se pasa un zigzag.

DIY paso a paso vestido niña

Es buen momento para probar la prenda a la niña. Se le mide y se cogen unos alfileres el bajo y se le ajusta la espalda, para calcular cuanta tela se debe meter y recortar los sobrantes.

A continuación haremos la parte de los botones de la espalda: damos vuelta y vuelta de forma que quede el forro por dentro de la tela (ver la foto porque explicarlo es más complicado). A un lado haremos los ojales y al otro coseremos los botones.

En la parte de la falda uniremos ambas telas dejando unos centímetros sin coser (en la parte superior), para que el vestido le entre sin problemas por la cabeza. Simplemente lo coseremos a mano haciendo un borde en la tela hacia dentro (Uf! confieso que me estoy explicando un poco mal, pero de verdad, mirad las fotos que es una tontería facilísimo, pero complicado de explicar!!!).

Y ya sólo queda el bajo. Yo lo he hecho a mano porque esta tela es muy gruesa y además he dejado bastante tela por dentro, porque casi siempre que se le quedan los vestidos pequeños es por el bajo.

Y voilà!! Ya tenéis vuestro pichi acabado.

Y bueno, ¿quién se anima a hacerlo?. Recordad compartirlo en las redes sociales y etiquetar a @elmardelnorte, me encantará verlos!!!

Anuncios

2 comentarios en “La elegancia de la sencillez: un DIY para niñas bonitas

  1. Ohhhh que historia tan bonita y triste. Y los niños como se lo tomaron?? Yo no soy muy amante de perros ni gatos, pero en mi familia si, todos han adoptado. Mi madre desde que los suyos se fueron con Pepa, hará ya más de 4 años, aún le cuesta hablar de ellos, y solo hace dos que consiguió colgar un cuadro pintado a mano de los pequeñitos Malcom y GRetel. Dejan una huella imborrable.

    • Pues sí Patri… parece increíble con lo pequeños que son los lazos que había hecho, y yo sin darme cuenta. Hasta tal punto que la pequeña con sólo dos años ha pedido a los Reyes (sin casi saber lo que son) un gatito, ¿de juguete? le pregunté yo, !no mamá, de verdad!de momento esperaremos a ver si se les pasa…

Cuéntame que te ha parecido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s