¿Hoy llueve? una comida con vistas

IMG_1704

Muchas veces lo pienso, ¿sabré adaptarme algún día otra vez al ruido de los coches, al humo de los autobuses, a las colas para absolutamente todo, a no encontrar aparcamiento, a coger el bus y apearme a 15 minutos de mi destino, a salir treinta minutos antes -por lo menos- de la hora de la cita, a pagar las patatas fritas cuando te pides un vino…? Como en todo en esta vida se trata de poner en la balanza y elegir, porque todo no se puede tener!!!

Cuando vives en un pueblo, si te dejas las gafas de sol en una cafetería es muy probable que te las lleven a casa; Además, si tu hijo de cuatro años se pierde, prácticamente con total seguridad que sepa volver a casa o al trabajo de papá solo (aunque esto por suerte no me ha pasado nunca); y si a esto le sumas que el pueblo se encuentra emplazado en el norte de España pues las ventajas se multiplican.

Al ya clásico de dormir fresquito por las noches y tomarte un vino con una tapa “gratis”, le puedes añadir que las playas no están masificadas (y eso que aquí nos lanzamos a la playa en el mes de agosto y no volvemos a casa hasta septiembre o más, hay que aprovechar que dura muy poco), tus vecinos -no todos, claro- te dejan colgando de la puerta de casa pimientos del padrón, lechugas, berzas; tus amigos te regalan bonito, chorizos, conejos, huevos… además no hay colas en los restaurantes, ni en la Seguridad Social, ni en la oficina del Inem, ni… vale, no hay colas! Y encima para más inri puedes tomarte una cañita en un restaurante con vistas tan espectaculares como estas.

comer con niños

Aunque la carta es un poco más sencilla que los otros restaurantes de los que os hablé aquí y aquí, las buenas carnes del Restaurante La Rectoral y las vistas desde el balconcito -en el que tan sólo hay cuatro mesas-, merecieron que hiciera un post sobre ello.

Y como siempre, el día amaneció lluvioso (por ese motivo decidimos irnos a comer fuera de casa y cambiar de aires) pero cuando paró la lluvia nos dejó un cielo limpio, un ambiente fresco y delicioso.

la Rectoral

¿Qué os puedo contar de La Rectoral que no sea mejor verlo en imágenes? Un balcón entreabierto, unas vistas al prado relajantes, madera, mucha madera, un antiguo hórreo debajo del cual  se puede jugar resguardándose de la lluvia, un servicio muy atento, una terraza para tomar el café post-lluvia, mucho espacio para que los niños puedan correr y COLUMPIOS!!! En Taramundi (Asturias) hay unos con vistas muy relajantes. Por cierto, el mono que lleva Nerea es madebymummy, ¿lo recordáis? y tenéis el tutorial aquí.

IMG_1734

IMG_1817

Así que si vivís por la contornada, o tenéis pensado viajar por el Norte, no dejéis de visitar Taramundi y los muchísimos restaurantes que hay por la zona. Y hasta aquí, un día cualquiera de la familia Mar del Norte…

Anuncios

4 comentarios en “¿Hoy llueve? una comida con vistas

  1. La lluvia es el precio que pagamos aquí en el norte para tener unos paisajes tan verdes…
    Pero aquí ya dejas claro que no impide hacer planes interesantes 😉
    ¡Qué bonito! me lo apunto para cuando me acerque a Asturias.

    • Hola Laainara! Los que sois del Norte y habéis vivido con ello toda la vida me atrevería a decir incluso que no podríais vivir sin la lluvia… lo despejado y fresquito que deja el ambiente! Y poco a poco voy pillándole yo también el gustito… jejeje!!!

  2. Me ha encantado el post, como explicas como es la vida en el pueblo, y las fotos que me ha traido a la mente mi viaje a Taramundi y los Oscos.

Cuéntame que te ha parecido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s